CÓMO APRENDER UN IDIOMA EN EL EXTRANJERO: 4 CONSEJOS

Asian Lady Traveler Backpack City Concept

Ir al extranjero para aprender un idioma extranjero en el país donde se habla no te lleva a un nivel avanzado de forma automática. Aquí hay cuatro consejos basados en mi experiencia como profesora y estudiante de idiomas que te ayudarán aprovechar al máximo tu viaje al extranjero.

En julio pasado llegué a Argentina con un nivel pre-intermedio de Español y crecí hasta intermedio alto en medio año. Así es como lo hice.

  1. Usa socialización con personas que hablan tu idioma sabiamente.

Un consejo que a menudo se oye es “evitar los hablantes de tu idioma completamente”. No estoy de acuerdo con eso. Socializar en tu lengua materna, especialmente cuando acabas de llegar al país nuevo, puede suavizar el choque cultural y reducir el estrés de inmersión lingüística. Tus compatriotas te pueden mostrar la cuidad, invitarte a fiestas, y en general hacer que te sientas más en tu casa. Sin embargo, si sientes que salir con esa gente es tu manera de evitar el aprendizaje y escapar la practica del idioma extranjero, debes hacer un esfuerzo consciente para equilibrar tu vida social.

Durante la primera mitad del año en Argentina compartía un piso con un amigo que habla Inglés y ya había vivido en el país por un tiempo. Me presentó a sus amigos que hablan Inglés y Español y me dio mucho apoyo. Tener este “refugio seguro” era probablemente una de las razones por que no tuve un ataque de nervios.

  1. Utiliza cada interacción social como un ejercicio.

Durante los primeros meses en Buenos Aires traté a cada mi conversación en Español conscientemente. Alabé a mí mismo para usar frases nuevas y gramática correcta. Me di cuenta de cuales cosas se volvieron más fácil y cuales huecos nuevos aparecieron en mi capacidad de comunicarme.

Las fuentes más valiosas que se pueden encontrar en la ciudad son vendedores (para practicar números y nombres de las cosas), policías (para practicar direcciones), las personas que viajan contigo (para practicar pequeña charla), y, lo más importante, los taxistas (para practicar lo que quieras).

Es importante recordar que si quieres avanzar rápido, tienes que iniciar conversaciones. Requiere fuerza de voluntad, especialmente si eres una persona tímida que no suele hablar con extraños. En mi experiencia, la diferencia lingüística que resulta es tan grande que no puedes permitirte no hacerlo. Si eres introvertido y te sientes incómodo, diga a ti mismo “no son personas, son mi aparatos de entrenamiento, como en el gimnasio”. Esto nos lleva al siguiente punto que es

  1. No te preocupes por molestar a gente.

La verdad es que si vas a hacerlo. A menos que tu nivel de idioma es intermedio alto o más, situaciones incómodas van a suceder cuando te inmersas en el ambiente extranjero. Yo, por ejemplo, recuerdo llegar a una tienda y decir “¿Tengo poco dinero, me puede recomendar algo caro?” (Porque he mezclado las palabras caro y barato). En otra tienda, mis intentos de actuar de mimo un sacacorchos y un abrelatas podría haber hecho un video de youtube viral. También vas a hablar despacio, con una gran cantidad de “eeeee” entre las palabras, y vas a pedir a gente que repitan lo que han dicho cien veces.

La pregunta es ¿Que te importa? Si tu objetivo es aprender el idioma, concentrate en eso, no en si estás haciendo una buena impresión o molestando a alguien. Sí, a veces vas a parecer ridículo y la barrera del idioma va a causar malentendidos y exasperación. Sin dudas, el país a que viajas está lleno de gente amable que será paciente, servicial y tolerante de tus errores. La gente mala que se molesta por hablar contigo puede ir a la mierda.

  1. Maximiza el input que estás recibiendo

Así como con tu práctica de hablar, tienes que tomar la iniciativa con leer y escuchar. En tu primer idioma escuchas trozos de conversaciones en el metro y lees anuncios sin hacer el esfuerzo, simplemente “caen” en tus ojos y oído. En un país extranjero, la lectura y la escucha “accidental” no hará el trabajo. Es demasiado fácil ignorar el texto o el audio simplemente como “ruido”.

Cuando estás en el metro, en un supermercado, en un café, tienes dos opciones: relajarte y pasar por alto la corriente de información que no entiendes muy bien, o concentrarte y tratar de hacer tanto sentido como sea posible de todo lo que viene – cartas, etiquetas de comida, anuncios, noticias, canciones, conversaciones. Observa cómo tu comprensión está creciendo y alaba a tí mismo por cada palabra y frase descifrado. Esto es lo que hice sin parar cada vez que salía de la casa durante mis primeros meses en Buenos Aires. Una ventaja de este ejercicio es que casi nunca estás aburrido.

Como puedes ver, el principio general es mantener siempre su objetivo en mente y ser consciente de lo que estás haciendo en cada momento para lograrlo. No seas tímido, aprovecha todas las oportunidades para practicar y vuelva de su viaje con el idioma mejorado impresionante – o quédate y disfruta de ser verdadero miembro de la comunidad y no sólo turista.